Blogia
Elogio de la brevedad

LA COMUNIÓN DE LOS SANTOS, de Eduardo Espósito

   No quedó un niño en el pueblo que no fuera mordido, San Roque se había rebelado. Pero esto fue sólo el comienzo.

   Al día siguiente, dos viejos amanecieron ciegos ante la apatía de Lucía, la santa. La alarma creció aún más, cuando un rayo arrojado por Santa Bárbara derribó la campana del convento franciscano.

   Allí reaccionaron los popes. Se habló de descanonizar a los rebeldes, o de declararlos del bando de ya sabemos Quien. No obstante después de algunos artilugios teológicos, se dejaron las cosas como estaban.

   Al fin y al cabo, también los santos tenían derecho a reclamar un aumento en la ofrenda dominical.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Natalia -

Hola eduardo!!! Te busque durante meses!! soy natalia sotelo, eras mi preceptor en la secundaria dalmacio velez sarsfield, estoy por escribir un libro necesito de tu ayuda si aun tenes los talleres, espero te llegue este mensaje, contactame por favor. Un abrazo gigante! Naty

Marta -

Muy bueno !!

María Laura -

Ingenioso y audaz. Pocas palabras alcanzan cuando está bien escrito. ¡Felicitaciones!.
Voy por más...

Ricardo Rubio -

Bienvenido, Eduardo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres