Blogia
Elogio de la brevedad

OBRA MAESTRA, de José Junco Ezquerra

OBRA MAESTRA, de José Junco Ezquerra

 

Su única obsesión consistía en retratar el auténtico rostro de la muerte. Cuando comprobó cómo ésta de iba apoderando de su cuerpo, cogió la cámara digital y empezó fotografiarse a sí mismo.

Ya empezaba  vislumbrar la silueta de la parca, y se preparó para el disparo final. Justo en ese instante, sus dedos inertes se desembarazaron de la máquina que cayó estrepitosamente al suelo rompiéndose en mil pedazos. Detrás siguió el estruendo provocado por su propio cuerpo.

Cuando el juez se presentó en la casa para ordenar el levantamiento del cadáver, comprobó, sorprendido, cómo aquel hombre tenía los ojos de distinto color: intenso negro azabache el derecho, azul casi transparente el otro.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres