Blogia
Elogio de la brevedad

HISTORIAS DE MUROS Y OTRAS FABULACIONES, de Clara Lecuona Varela

HISTORIAS DE MUROS Y OTRAS FABULACIONES,  de Clara Lecuona Varela

Abrió los ojos despacio, era una operación que requería tiempo y hacía muy de cuando en cuando. Un poco de arena se desgranó hasta el suelo. Recordó cuando era un pequeño y el agua rezumaba oxígeno sobre su cuerpo. Los pies nudosos apretaron la tierra, alzó uno y otro, sacudiendo el musgo y echó a andar en busca de la lluvia.

 


Decían: Es raro, tiene un punto sobre la cabeza. No se inmutó caminó ajeno a los comentarios. El punto fue aumentando, tornábase pegajoso. Un día (nadie recuerda cuando) echó a volar. Desde entonces los muros sienten fobia por las mariposas.


Muro detenido y con camisa de fuerza llora, un hombre pasó a través y sintió una necesidad incontrolable de escribir, el muro nunca supo que este hombre era músico y que la canción provocada por su última lágrima sería famosa y conocida en los mejores escenarios del mundo. Así los pequeños al igual que los grandes, por una broma triste del azar pasan a la historia.


Un muro ve y escucha muchas cosas, por eso no es de extrañar que alguno se enamore. La mujer se sentó frente al espejo. Un hombre la abraza por la espalda, ella dice algo que el muro ya no oye regado en pedacitos húmedos sobre el piso, vean, con sólo escuchar una palabra.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres