Blogia
Elogio de la brevedad

LA OTRA TIERRA, de Ricardo Rubio

LA OTRA TIERRA, de Ricardo Rubio

Sentía rechazo por las ideas de los adultos de las que no quería saber nada. Sus diecisiete lo vestían de huesos largos, buena nariz y barba rala. Pensaba, o creía que pensaba en la estafa de sus mayores y la de los mayores de sus mayores, y esa mañana decidió cambiar para seguir siendo el mismo. Dejó una carta a su madre, con la que intentó superar el miedo a necesitarla; pensó que a su padre (el postizo) no le importarían dos manos menos, después de todo, también se llevaría la boca; para sus hermanos no tuvo ni el destello del desgano. Partió hacia las aventuras del ruido y la melancolía; durmió en lechos de silencio y extrañó las tibias manos con tisana y las madrugadas con labios y sonrisas. Supo entonces que sólo el acto destina, pero ya tenía treinta y no sabía aún si las voces de los hombres concordaban con sus manos. Capituló la dicha, capituló la pena; y la pena y la dicha se fueron con él, tiempo después, cuando lo crucificaron.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Homero -

Buenas noches: Soy Homero de Nicaragua y me gustaría formar parte de este proyecto. Solicito información sobre cómo participar. Le dejo mi correo electrónico. Gracias. H.

María -

Qué triste, un final trágico, y qué bien lo expresas con tan pocas palabras, todas exactas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres