Blogia
Elogio de la brevedad

EL OSO GRIS, de Alfredo Martty

EL OSO GRIS, de Alfredo Martty

 Ambos novatos portaban escopetas; los acompañaban los perros. Al atardecer iniciaron la cacería buscando un oso gris en medio del bosque. Un ruido ligero los alertó cuando anochecía. Se detuvieron a escuchar; los perros estaban nerviosos. Aprestaron las armas y avanzaron lentamente por el sendero. Temían recibir un zarpazo en la oscuridad. El ruido estaba ahora muy cerca del camino. El temor consumía a los cazadores. No veían nada y no querían prender las linternas. El ruido creció y una rata les pasó entre las piernas, para terminar entre los dientes de uno de los perros. El miedo los había paralizado. Justo en ese momento, apareció el oso.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Ricardo Rubio -

Bienvenido a Elogio de la brevedad.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres